strobing-pinterest-bloglovin'

Después de hablaros sobre la técnica de maquillaje baking decidimos indagar más sobre las nuevas formas de aplicar los productos.

El maquillaje strobing tampoco es algo nuevo, seguro que habéis oído hablar de él, pero nos llamó mucho la atención la idea de jugar con el iluminador. Producto que es de nuestros favoritos y que creemos tiene una función muy importante en nuestro rostro.

Con él podemos crear diferentes visiones ópticas a la hora de maquillarnos. Siempre recordando que no queremos cambiarnos a nosotras mismas sino jugar con el maquillaje que es algo que nos inspira.

Y es que esta técnica nace para poder iluminar sin necesidad del contourning. Aplicando el iluminador en diferentes partes del rostro conseguiremos la misma meta.

strobing-pinterest-glamour

Es una técnica muy sencilla que recomendamos utilizar sobre todo cuando tengáis una sesión fotográfica, ya que el propio iluminador crea la sensación de la luz solar y los puntos más difíciles de llegar o que muchas veces se crean sombras quedan iluminados.

Como siempre utilizáis vuestra hidratante diaria y vuestra base de maquillaje pero esta vez difuminas bien en las partes en las que aplicaréis posteriormente el iluminador.

La base se puede aplicar antes o después, según diferentes maquinadores profesionales. Pero nosotros aconsejamos antes si lo que realmente queréis es intensificar la luz y que la base no se coma vuestro trabajo.

strobing-kim-kardashian

Debéis aplicar el iluminador en la parte alta de los pómulos, y en el puente de la nariz. Así conseguiréis que la nariz de la sensación de más estrecha y alargada y potenciaréis a la vez ese efecto de “buena cara” tan deseado.

Después en el arco de cupido, lo cual marcará más vuestro labio y lo hará más grandes. En el centro de la barbilla si queréis acentuarla y por debajo de las cejas. Lugar que, como hemos dicho antes, queda normalmente soberano bajo la luz solar.

También se puede continuar aplicándolo en la frente, pero nosotros no recomendamos este paso si tienes la cara alargada y frente algo prominente ya que acentuará esa parte de la cara y ayudará a dar dimensión.

Por último en el lagrimal de los ojos, dará sensación de grandeza y luminosidad, además de ser un toque genial a la hora de un maquillaje más marcado. E incluso en las clavículas si, como hemos dicho antes, tenéis una sesión fotográfica.

La razón de ser del strobing nace por la necesidad de no utilizar siempre el contourning, pero ello no quiere decir que no podáis marcar los pómulos con un bronceador a la hora de terminar vuestro maquillaje.

Recomendamos también que si el iluminador es en crema, al acabar reforcéis los puntos utilizados con uno en polvo. Pero no es un paso necesario, simplemente es si queréis marcar más el maquillaje y si habéis utilizado previamente el líquido.

Y esto es todo chicas, esperamos que os haya gustado y no dudéis en dejar en comentarios en nuestras redes sociales qué técnicas de maquillaje os gustaría ver en el blog.