REY DE REYES

REY DE REYES

 

Transición. Con elegante sigilo Fernando VI asumió un reinado que muy a su pesar entregó intacto a la vida contemplativa.

 

No había nacido para ser rey como tampoco la decadente fábrica de carruajes Lamarca para el mambo.

 

Más que la suma de sus referentes. Así queda definida Candela. Arriesgada cromáticamente, el rojo sucede al igual que lo hace un espíritu volcánico que estalla alumbrando estampados multicolor.

 

Energía espectral, en su faceta más opulenta, se entrelaza materializada en rafia. Gabardina engomada.

 

Una mujer nace en el paraíso musical de Drasnin para acabar bailando descalza sobre la mesa sin preocuparle acabar pisando a Bardot.

 

Dramático eclecticismo el de Candela que embriaga cuando ama, quema cuando ilumina… fuerte componente mágico: una entidad sobrenatural emerge.

 

Con paso seguro, casi hipnótico, una mujer camina hacia lo salvaje mientras el tiempo expira y la figura contemplativa se desvanece para proclamar a un nuevo Rey. ¡Qué rico mambo!.

.

Fotografía a cargo de Natalia Meri

Texto por Raquel P. Canós

 

By | 2017-05-31T12:05:06+00:00 16 de Septiembre de 2012|

About the Author:

Deje su comentario