MODA CON SABOR A MÉXICO

Inicio/EVENTS/Lifestyle/MODA CON SABOR A MÉXICO

MODA CON SABOR A MÉXICO

Para muchos la moda es sólo un negocio frívolo y materialista pero la realidad es que es mucho más que eso…

Hay un mundo, toda una industria detrás de ella, fuentes de inspiración más allá de lo aparente.

 

 

Si me preguntan: ¿Qué es la moda?

Yo contestaría: ‘Un arte en el que muchas personas caben. Un insight, es una manera de pensar y un estilo de vida.

 

Es Arquitectura, tal como los edificios visten y definen lo que es una ciudad, del mismo modo que la moda es a las personas.

 

Es una experiencia, la manera en la cual un diseñador plasma su visión del mundo y así como una vez Louis Kahn dijo refiriéndose a la arquitectura “Qué es lo que el espacio quiere ser?” creo que los diseñadores se preguntan lo mismo a la hora de tomar una tela y darle forma; la moda es innovación y a la vez el reflejo de una cultura y sus tradiciones.

 

Si bien es cierto que existen tendencias, colores y patrones de una “temporada”, también es cierto que la moda de cada país varía según su historia y su cultura; ya que  las interpretaciones del mundo que da un diseñador mexicano pueden ser muy distintas a las de un Español.

 

He aquí nuestra protagonista: Frida Kahlo.

Y su logro: romper fronteras y paradigmas; ser fuente de inspiración no sólo para mexicanos, sino para diseñadores de todo el mundo.

 

Pintora mexicana y esposa del muralista Diego Rivera, pero más importante: modelo de belleza no habitual, que quebranta el orden de sus tiempos para demostrar que había algo más allá o como menciona Ricardo Pérez “Quebrantamientos en lo público y en lo privado, en lo estético y en lo político, en lo sexual y en lo moral en lo arquitectónico y lo existencial”

Pero… ¿buscaba con esto escándalo y atención o sólo era ella misma?

 

Si tuviéramos que resumir su vida sería: una vida llena de amargura y tristeza pero llevada al extremo.

 

Es la pintura su escape psicológico y sus retratos el fiel reflejo de cada una de sus facetas, la niña, la mujer; muestran su dolor, su sufrimiento, su angustia y a la vez su dignidad, su valentía y su voluntad por vencer a la muerte.

 

Esta es la razón para no encasillar su arte en lo surrealista, ya que no es fantasioso o ficticio sino todo lo contrario, un espejo de su vida y su realidad.

 

Conocida por intervenir y transformar lo que está a su alrededor,  la moda no fue la excepción,  creó su imagen y tejió su personalidad por medio de su vestido, jugando con colores, formas y mega volúmenes y convirtiendo su vida y vestimenta en un caleidoscopio, en una fuente inagotable de posibilidades. Su forma de vestir fue una búsqueda de su propia identidad, mostrándose siempre diferente al resto de las mujeres de la época.

 

Una de las piezas más características: las maxi faldas, que utilizaba para ocultar las consecuencias del polio; sin embargo ha sido uno de los elementos más retomados por los diseñadores que hoy se inspiran y toman como musa a Frida Kahlo.

 

Fridomania: euforia que  ha llamado la atención de los diseñadores más reconocidos y ha alcanzado las pasarelas internacionales. Algunas veces copiando casi fielmente el estilo y la vestimenta de la artista, otras inspirados en su rara belleza como motivo del maquillaje utilizado, o bien de manera abstracta, basándose en elementos importantes para ella.

 

Jean Paul Gaultier, en 1998 lanza una colección inspirada 100% en esta mexicana, tanto que incluso en las imágenes de la campaña vemos a una Frida en versión contemporánea;  Comme Des Garçons en la pasarela de 2012 tiene una clara influencia en el cuadro de “la columna rota”.

 

Otras marcas, como Moschino, Dolcce&Gabana, Jason Wu, Purificación García y BCBG Max Azria no se basan en una obra para diseñar, sino que se dejaron seducir por los colores, formas y texturas con las que Frida vestía, sin dejar de lado el claro hairstyle tan característico, donde los elementos principales son sus tradicionales tocados con flores y trenzas.

 

Givenchy, fue más abstracto, Ricardo Tisci asegura sobre su colección otoño-invierno 2010: “Esta colección fue inspirada en Frida Kahlo y sus tres grandes obsesiones: la religión, la sensualidad y la anatomía humana”.

 

Pero la fridomanía no termina aquí… Tiempo después se descubre en el museo “Casa Azul” (casa que Frida compartía con su esposo) ropa y accesorios de Frida Kahlo, artículos hasta entonces desconocidos para todos.

Acontecimiento que inspira a VOGUE México a montar la exposición, “Las apariencias engañan: los vestidos de Frida Kahlo”, todos los vestidos de que se encontraron, así como accesorios, zapatos y otros artículos personales, están siendo expuestos.

Además fueron llevados vestidos de los diseñadores más exclusivos inspirados en ella, y también se crearon prendas exclusivas para la ocasión.

 

Y como dice Paco Rabanne: “La moda no es un juego o la voluntad de un modisto. Es un momento de la civilización.”

By | 2017-05-31T12:12:47+00:00 21 de Agosto de 2013|

About the Author:

Deje su comentario