El Club Secreto

El Club Secreto

De repente, un mail. De repente, una invitación. Así comenzaba la tarde del jueves 20: con una propuesta para rendir homenaje a la enmienda XXI que derrogó la Ley Seca.

+

El mail era raro, enigmático. Una amalgama de datos difusos que animaban a participar en la acción. Se trataba de una fiesta en una funeraria con una puerta secreta donde estaba Sam, el encargado de autorizar la entrada mediante una contraseña.

+

Ni dirección, ni anfitrión, y menos aún contraseña. Estaba claro que con estos datos, uno no podría perdérselo. Era un tributo al New York de los años 20, cuando el referente de las mejores fiestas era la Ley Seca y los ‘speakeasies’ –locales secretos-; la ciudad que nunca duerme.

+

Después de una llamada, se descubría que tras el pastel estaba Cutty Sark. La marca de whisky, inspirándose en los clubes neoyorkinos que llevan abiertos más de 90 años, ofrecía a los invitados del Secret Club, la oportunidad de vivir una experiencia única. En un lugar oculto, bajo una estricta invitación, donde podíamos encontrar lo mejor de aquella ley seca.

+

Una fiesta para celebrar el fin de una prohibición que marco a todo un país a base de jazz, la sensualidad del burlesque o la creatividad de los cocteleros vestidos como boticarios, y que es el adelanto de lo que unos pocos afortunados vivirán el próximo mes de marzo en la Gran Manzana.

+

A través de los concursos en redes sociales de Whisky Cutty Sark, algunos consumidores podrán viajar a Nueva York para conocer los auténticos speakesasies neuyorkinos, visitar zonas donde tenía lugar el contrabando de alcohol y disfrutar de los cocktails emblemáticos de la marca.

+

Texto por Víctor Aguado

By | 2017-05-31T12:12:45+00:00 25 de Febrero de 2014|

About the Author:

Deje su comentario