cirugia

La nueva ola cosmética nos habla de equilibrio frente a corrección.

El filling – lo opuesto al lifting- rellena los volúmenes faciales que, como consecuencia del paso del tiempo, han perdido su tono natural.

Numerosas marcas ya son conocedoras de esta nueva tendencia que llega para quedarse; Dior se inspira en la neurociencia poniendo sobre la mesa el envejecimiento versus las emociones expresadas por el rostro.

Y es que numerosos procesos de investigación han determinado que nuestras emociones están ligadas al nivel de relleno.

Por ejemplo, las arrugas horizontales denotan sentimientos positivos y las verticales negativos.

Pero… ¿de qué depende el volumen facial?

Glamour, en su número de ENERO, nos desvela el misterio: de la pulpa elástica, en cuyo origen están las células madre sincronizadas a través de los conectores Notch.

Cuando la piel comienza a perder materia, las células madre emiten mensajes hasta la dermis y la pulpa elástica es producida en profundidad.

Rictus, contorno de ojos y labios; estas son las zonas calientes reflejo de nuestro yo más emocional y para la que se han formulado productos específicos de relleno que nutrirán nuestra piel  aportándole de nuevo el tono adecuado.

El secreto de la nueva cosmética este 2015 está en una misma, ahora más que nunca tu rostro hablará de tu psique… ¡escúchale!

o