Texto por Nuria Calaforra, colaboradora fashionalistas.

Confirmado desde la tienda de Barcelona, la única en toda España, American Apparel cerrará en unas semanas a nivel mundial, dependiendo de las ventas, no hay fecha concreta. Y ahora yo proceso: drama del bueno.

American Apparel nació en los años 90 en Estados Unidos haciendo una oda a los básicos y al estilo imperante con una calidad producida en Los Ángeles en un momento en el que la industria salía a producir fuera para reducir costes. La sorpresa fue el gran éxito de esta exaltación de los básicos monocolor durante algunas décadas.

La premisa del momento eran las cinturas altas, con una seña de identidad que ha seguido marcando la marca (valga la redundancia) y que atrapa a sus fieles, doy fe directa. Hacen un gran papel, sus patrones comunican y aportan aún sin querer, combinados entre ellos o con otras piezas son un sutil riesgo, un descaro estilístico cuidado y medido, una gozada vaya.

 

Mientras escribo intento esclarecer en qué invertiría mis ahorros (por decir algo), o si me cojo un tren ipso facto a Barcelona y lo reflexiono in situ entre neones y letreros de tipografía palo seco siempre en B&W. Mientras, se agolpan las opciones, tops, bañadores, faldas, shorts. A la vez, recuerdo, una vez en Berlín, que anunciaban en cartelería por las calles un outlet efímero de la marca, yo no cabía en mí. Todos coincidimos en que A.A es caro. Fue difícil encontrarlo entre un montón de fábricas un poco retiradas, pues era una gran nave la que albergaba todo ese colorido y muchas veces hasta estridente textil. Seguí a contracorriente una procesión de personas que volvían de haber hecho ya su particular agosto con esas bolsas tan representativas repletas de ciudades que tan buen rollo dan.

american-apparel-mexico

Nos abandona, a todo esto, con los 90’s en su máximo esplendor, con un revival palpable. Su publicidad siempre ha sido irreverente, osada, sin prejuicios, algo que subliminalmente nos atrapaba más y nos llenaba de algo así como “rebeldía, descaro y libertad”. Tanto es así que quedaría estupenda en un tablón de Pinterest.

american-apparel-cierra-sus-puertas

Decir adiós a este Made in Usa y a sus faldas de tablas a lo Cheerleader va a ser duro, pero no le ha quedado otra, en 2016 comenzó una suspensión de pagos a sus empleados provocando que la firma canadiense Gildan Activeware la comprara por 88 millones de dólares, y a día de hoy, muy a nuestro pesar, cierra definitivamente.

Y ahí siguen, agolpándose las opciones de las posibles últimas adquisiciones. A frotarse las manos, siempre desde un consumo responsable; o no.

american-apparel-definitivo

Redacción Nuria Calaforra @nuriacalaforra

Pinterest